Alcachofas sin artificios.

“Menos es más”, un axioma que se resiste a la comprensión.  Un ejemplo aplicado a la cocina: una  menestra de verduras de invierno con espinacas, acelgas, borrajas, cardo, alcachofas, zanahorias, patatas… todos los ingredientes de la receta son importantes y forman un todo esencial para conseguir un buen resultado. ¿Podríamos hacer una menestra con solo dos ingredientes de los mencionados?.  Evidentemente no. Una alternativa a este axioma la propuso Milton Glaser, famoso ilustrador y diseñador del logo “I Love NY” quién dijo “Solo lo suficiente es más”.

La receta que propongo solo tiene dos ingredientes principales: unas buenas alcachofas y un poco de aceite de oliva virgen extra. Sabores naturales y sin filigranas ni artificios, muy apropiada para desengrasar el cuerpo  debido a las propiedades diuréticas de las alcachofas, vegetariana y sencilla hasta decir basta.  En muchos hogares navarros la conocen bien. La demostración de que “solo lo suficiente es más”.

DSC01680

Se limpian las alcachofas eliminando las hojas externas, manteniendo los rabos para que no pierdan su forma natural. Para que no se oxiden existen diversas maneras de hacerlo. Hay quien dice que añadiendo zumo de limón o bien al agua o al fruto, se adultera el sabor de la alcachofa. Enrique Martínez del restaurante Maher en Cintruénigo , gran experto en productos de la huerta navarra, todavía lo sigue haciendo de esta manera. Otra posibilidad que ha ganado adeptos con el tiempo es sumergir las alcachofas en agua con unas ramas de perejil. También se pueden conseguir buenos resultados añadiendo de poco en poco las alcachofas limpias a la cazuela con agua salada hirviendo y manteniendo una ebullición constante se cuecen uniformemente evitando que se ennegrezcan.

DSC01681DSC01682

El tiempo de cocción para esta receta es de aproximadamente 20 minutos en el agua hirviendo. Si se quiere que las alcachofas estén más al dente, se pueden echar en el agua hirviendo  y cuando vuelvan de nuevo los borbotones se retira la cazuela del fuego y se reservan  en el agua de cocción.

Para hacerlas a la plancha, se laminan crudas con una mandolina o a mano. Se calienta una plancha o sartén con un poco de aceite de oliva y de añaden las láminas de alcachofa cruda hasta que se hagan un poco y consigan una textura crujiente.

En el plato se mezclan las alcachofas crudas y las cocidas y se riega con un buen aceite de oliva virgen se añaden unas escamas de flor de sal y listo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Producto local, Recetas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s