Placer suculento.

Cuando lo frágil se vuelve meloso y lo meloso delicado. Textura de beso, de lengua, de beso con lengua. Formas de punta de flecha primitiva.

Las veo sobre hielo picado y saltan las endorfinas.

Delicadas que se vuelven corajudas cuando cortas lo poco que hay que cortar. Cuchillo bien afilado.

Acompañante de mi universo onírico, imaginándola templada, casi desnuda sobre la desnudez, acomodada sobre el Bósforo de Almasy, sin cubiertos, succionando, confundiendo realidad con delirios fantásticos.

Cuando el goze es una víscera llamada kokotxa.

Placer sencillo.

Un huevo batido de los de verdad, cogerlas con las manos y mezclarlas con el huevo. A la sartén con un aceite de primera… y lo demás es cosa tuya.

IMGP8533 - copia (2)

Kokotxa de bacalao rebozada

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s